Un poco de magia blanca para terminar la semana. ¿Alguna vez te has preguntado de dónde vienen esos impulsos incontrolables de montar puntos a lo loco para un nuevo proyecto? ¿O cuál es el mejor momento para tomar la decisión de tirar del hilo y deshacer? Ay amiga, la luna nos influye mucho más de lo que pensamos. Disfruta de este texto divertido que escribí para tí:

LUNA NUEVA

Con el comienzo del ciclo lunar llega ese momento en el que te invade la castonitis más aguda y necesitas empezar a montar puntos para un nuevo proyecto. La luna está totalmente a oscuras y por eso nosotras también nos sentimos mucho más a gusto cuando estamos a solas o “a oscuras”. Es normal que no te apetezca hacer planes con otra gente, sólo quieres pasar tiempo con tu labor. Es el momento perfecto para el auto-cuidado,  para repasar tus intenciones y tus propósitos.

DO’S: empieza algo desde cero, medita y pasa tiempo a solas, monta puntos a lo loco, compra esas madejas nuevas que te hacen ojitos, date algún capricho, cuídate.

DON’TS: no es el mejor momento para socializar.

CUARTO CRECIENTE

Comienza 7 días después de la luna nueva. Nuestro satélite va recuperando su luz y es el momento de empezar a tomar decisiones que venías meditando, es la ocasión de pasar a la acción. Todo eso que venías rumiando, ponlo en práctica. Vuelves a estar más despierta y con ganas de hacer cosas, mucho más motivada.

DO’S: organiza tu cola de proyectos de Ravelry, repasa esos proyectos inacabados y decide cuáles merece la pena seguir, pule tus metas, aclárate. Es el momento de tirar del hilo en esos ovnis que pululan en tu armario de las lanas. Si no lo vas a terminar, al menos aprovecha la lana para otro patrón. Sé sincera con todos esos WIPs inacabados.

DON’TS: no empieces nada nuevo.

LUNA LLENA

Es el momento de intensidad máxima, estás plena de energía, lo cual puede ser algo bueno pero también peligroso. Tendrás impulsos de comprar lanas a lo loco y empezar tropecientos proyectos. Vas a actuar sin pensar, la pasión está en el aire. Es normal sentirnos estresadas, dormir menos y descansar peor. Dicen que en luna llena se cometen más crímenes y nacen más niños. La luna brilla con toda su luz y nos permite ver con más claridad. Tu creatividad está en niveles desbordantes.

DO’S: aprovecha esa energía extra para terminar aquellas dichosas mangas o para sortear el síndrome del segundo calcetín. Estás a tope de power así que aprovéchalo para hacer el bien. Queda con tu grupo de amigas tejedoras. Disfruta, pásatelo bien, apúntate a algún KAL.

DON’TS: te apetecerá cada patrón nuevo y querrás empezar mil proyectos. Contrólate.

CUARTO MENGUANTE

El final del ciclo lunar, la luna va perdiendo su luz gradualmente y la energía va disminuyendo. Son los días en los que te sientes más cansada y te cuesta más madrugar. Es el momento perfecto para hacer limpieza y deshacerte de lo inútil o lo que no te aporta nada bueno. Toca liberarse y dejar ir lo que nos agobia, centrarte en tí. En esta fase vendrán los sentimientos de culpa por gastarte todo tu presupuesto en lanas, por no haber aprovechado aquel descuento o por aquel arranque de castonitis. Tu autoestima no estará en su mejor momento y te frenarás mucho a la hora de actuar.

DO’S: es el momento de ordenar tu stash y tu armario, saca todo y vuelve a meterlo dentro ordenado por colores, grosores, o lo que te apetezca, disfruta de tu TOC. Bloquea o silencia a las personas que te perturban.

DON’TS: no empieces nada nuevo en esta fase.


Fotos: Nieves Álvarez

Patrón: Nostalghia top versión invierno (mohair + lino de Isager)