Con motivo del 20 aniversario de la saga Harry Potter y del reencuentro especial “Regreso a Hogwarts” emitido por HBO en año nuevo, se me ocurrió pensar en qué opinaría el Sombrero Seleccionador si las tejedoras tuviésemos que escoger entre una de las cuatro casas del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. El resultado es este texto despreocupado y divertido al que espero que os acerquéis con humor cual test de la Superpop.

Personalmente, cada vez que hago el test de Pottermore, me sale una casa diferente. ¿Será que no encajo en ningún sitio? ¿Será que mis gustos van cambiando? ¿O será que cada vez me conozco mejor y descubro cosas nuevas sobre mí? Creo que la moraleja es que el mundo no es blanco ni negro, existen los grises y son un espacio cómodo y fascinante.

Estaré encantada de leer vuestros comentarios y de que compartáis vuestra casa conmigo.

 

 

 

G R Y F F I N D O R

‘You might belong in Gryffindor,
Where dwell the brave at heart,
Their daring, nerve and chivalry
Set Gryffindors apart.’

 

Eres la amiga de la pandilla que se sienta con paciencia a ayudar a las demás. A veces te dejan las labores con las que están un poco atascadas para que se lo soluciones tú después en casa, eso te irrita un poquito, pero en el fondo eres generosa y disfrutas ayudando. Buscas siempre la etiqueta de “mulesing free” y no compras un ovillo si no es Oeko-tex. Cuando os juntáis a tejer y alguien pide un marcador, le pasas tu cajita y dices “escoge el que más te guste, todo el mundo sabe que los marcadores no tienen dueño”. Nunca te das por vencida con un patrón que no te sale, acabas todos tus proyectos porque nada se te pone por delante, y no montas puntos hasta haber terminado el anterior. Acabas todos los KALs antes de tiempo y eres la tester perfecta. Chica, suéltate un poco!

 

 

 

R A V E N C L A W

‘Or yet in wise old Ravenclaw
If you’ve a ready mind
Where those of wit and learning
Will always find their kind.’

 

Duermes con el libro de Clara Parkes bajo la almohada. Citas a Kate Davies cada vez que te juntas a tejer con tu pandilla. Eres una sabelotodo y las tienes un poco hasta el moño, pero siempre recurren a tí cuando aparece una técnica o abreviatura que no conocen. Tú no necesitas ayuda para calcular tallas ni cantidades en las tiendas de lana, lo traes todo mirado de casa. En el último Barcelona Knits te preparaste una plantilla para “comprar con sentidiño”. Eres capaz de ordenar tu librería de Raverly en tu cabeza. A la mínima les recitas los grosores de lana del Craft Yarn Council en orden ascendente, y eres la única capaz de recordar cómo tejer un Kitchener sin mirar la chuleta. Tus gustos laneros son bastante gourmet, pero no le haces ascos a nada. Necesitas probarlo todo para formarte tu propia opinión.

 

 

 

H U F F L E P U F F

‘You might belong in Hufflepuff
Where they are just and loyal
Those patient Hufflepuffs are true
And unafraid of toil.’

 

No es que estés ausente, es que estás contando puntos. Cuando te juntas a tejer con tu pandilla, creen que estás dormida, pero sólo estás meditando o pensando en el próximo conjuro de luna llena. Desconectas rápido de las conversaciones y te evades en tu riquísimo mundo interior. A menudo sueñas con jerseys con canesús de hipogrifos de fair isle. Eres la que aporta la nota de color al grupo. Estás intentando convencerlas para organizar un yarnbombing pero no te hacen ni caso. En cuanto a fibras, te gusta probar todo lo “raro”. Lo último que les has enseñado es una madeja de yak, tus amigas no sabían ni que existía ese animal. Te has fabricado tu propio cuenco lanero de cerámica. Hace tiempo intentaste hilar el pelo de tu gata.

 

 

 

S L Y T H E R I N

‘Or perhaps in Slytherin
You’ll make your real friends
Those cunning folk use any means
To achieve their ends.’

 

Tienes algunos prejuicios chungos como que tejer con aguja más gruesa que 4mm es de cobardes. A veces te dá el ramalazo Malfoy y chillas ‘¡sangresucia!‘ si ves a alguien con una aguja de ganchillo en la mano. No es que seas mala persona, es tu entorno que te corrompe. Salvarías a tus Chiagoo antes que a tu abuela. Eres la única de tus amigas que no se aburrió tejiendo el Elton.  Tú sólo quieres madejas de tintoreras exóticas, tacto seda y tratamiento superwash. Te has gastado 100 pavazos en el último kit de calcetines de La Bien Aimée, y miras por encima del hombro a esos sucios muggles que tejen con Nutiden. Libérate de ese grupo de tóxicas con el que te juntas y empieza a disfrutar de la vida guapi.

 

 

Si te gustó, por favor comenta debajo : )