Tenía muchas, muchas ganas de traer Lanivendole a la tienda.

Para que te hagas una idea, llevo desde noviembre del año pasado esperando a que esto suceda. Y por fin, después de muchos quebraderos de cabeza y piedras en el camino, ha llegado el momento.

 

 

 

Estoy feliz de poder contarte que desde hoy vendo en Mimosa los hilos de Lanivendole. Esta pequeña empresa italiana la fundaron Giulia y Stefania, dos amigas apasionadas de la naturaleza que un día decidieron montar su propia granja de cabras para producir el cashmere más exquisito del mercado, recuperar la tradición local y dar trabajo a las hilaturas de su zona rural en la región de Piamonte, Italia.

Sus hilos se fabrican siguiendo una cadena de producción muy muy corta, 100% trazable: comienza con la recolección de la fibra directamente desde los rebaños locales, continúa con la mezcla y el hilado en dos fábricas cercanas, y termina con Giulia y Stefania tiñendo en su estudio.  (¿Las habéis visto en Instagram tiñendo mi lote mientras sonaba Sufjan Stevens de fondo? Muero de ♡) Las cantidades de cada hilo son verdaderamente limitadas, no les interesa producir a gran escala.

Como un buen vino que varía de añada en añada.

 

 

 

 

 

Fotos: Nieves Álvarez

Hilo: A heavenly blend de Lanivendole

Patrón: Ranunculus Sweater de Knit Café Midori